viernes, 27 de agosto de 2010

La hora


Era tan constante
que pasaba las horas
esperando
a alguien
que en breve llegaría