viernes, 20 de agosto de 2010

Concierto Nº2 de Brandeburgo

">

Creo que jamás me cansaré de escuchar la música de Bach y más concretamente de los conciertos de Brandeburgo y si en algún momento me preguntaran qué es lo que tiene de especial no sabría explicarlo con palabras, aunque podría afirmar sin ninguna duda que la influencia que ejerce sobre mi es totalmente beneficiosa.

No importa el estado de ánimo que me encuentre, escuchar la música con poca luz y el ambiente idóneo es una sensación increíble y maravillosa

Lo mismo me sucede con la lluvia. Me gusta oír llover, sobre todo cuando hace algo de viento y las gotas golpean los cristales.
En estos momentos está lloviendo y suena Bach. Es un buen momento