martes, 31 de agosto de 2010

Mi perro


Cuando era pequeña me daba mucho miedo los perros, sentía tanto miedo que cuando me encontraba por la calle con alguno cruzaba a la otra acera.
Nunca quise tener perro, nunca fui de esas personas que se acercan cuando ven alguno por la calle para acariciarlo.
Pero hace unos años por circunstancias personales acepte tener uno aunque antes de decir sí tuve mis reservas.
Mi perro murió la madrugada del domingo al lunes después de estar con nosotros casi once años
Dicen que los perros con el tiempo son un poco como los amos, yo no lo se, no se si es leyenda urbana o algo hay de verdad en esa apreciación.
Mi perro era discreto, educado, elegante, le gustaba pasar desapercibido-cosa que no lograba debido a su tamaño-también era cariñoso, le encantaba que le mimara y a él le gustaba mimarme a mi.
Siempre iba a mi lado, por la noche cuando llegaba del trabajo me esperaba en la puerta, últimamente le costaba mucho levantarse, pero al verme entrar el rabo le iba a una velocidad asombrosa.Nos dirijíamos los dos hacia la cocina, yo me preparaba algo de cena, él bebía y comía a la par.
En casa, no solo yo, todos los que vivimos en ella nos hemos sacrificado en cierta manera por él, porque siempre ha querido nuestra compañía y no soportaba estar solo, eso ha supuesto no poder ir a una serie de lugares, ni viajar tanto como nos hubiese gustado. Tener un perro da trabajo, la limpieza ha de ser exaustiva, y muchas veces me he quejado de él, pero ahora me arrepiento porque al volver la vista atrás veo que he recibido mucho mas de lo que le he dado.
Me siento triste, le extraño. Hoy vienen a pintar la casa, también traen un sofá nuevo. La pared del pasillo estará siempre limpia, el sofá durará intacto infinitamente porque cuando yo esté descansando o leyendo, él no apoyará su morro en mi falda, nunca más veré esa mirada llena de agradecimiento cuando al terminar mi bocadillo él recibía el último bocado como premio.
Quiero mucho a mi perro y siento dentro de mi un dolor desgarrador que nunca imaginé sentir y aunque estos días en casa hay acontecimientos para estar alegres y muy felices, se que a partir del domingo que todo haya terminado y cada uno vuelva a su lugar, cuando el acontencimiento finalice, con el transcurrir de los días la pena se acentuará infinitamente más.

lunes, 30 de agosto de 2010

El árbol y la luna

No se sabe cuando surgió la leyenda, pero ésta se fue transmitiendo a lo largo de los años de padres a hijos y hoy en día nadie del pueblo la desconoce.


Comenzó un lejano atardecer, cuando un rayo golpeó de lleno sobre el frondoso árbol de aquel prado. A pesar de que no llegó a sucumbir por las llamas debido a la rápida actuación de unos labradores que consiguieron apagar sus llamas, quedó bastante dañado; en un primer momento parecía que lograría recuperar su esplendor, pero con el paso del tiempo fue perdiendo vigor, hasta un momento en que todo apuntaba a que terminaría por sucumbir. Apenas le quedaban cinco o seis hojas verdinegras, y las ramas no tenían fuerza casi para mantenerse en el aire sin quebrarse.


Se decía que la luna estaba perdidamente enamorada del viejo árbol; noche tras noche, sus rayos parecían abrazar el tronco de su amado, acariciando con suavidad sus numerosas hojas y rodeando de luz, cuando ella estaba en su fase llena, al imponente ejemplar. Efectivamente, la noche del terrible suceso, en la que se mostraba llena y redonda, al ver al árbol herido, se apagó de repente; se habló de un eclipse imprevisto, pero la realidad, que solo supieron los habitantes del pueblo, era que todo fue a consecuencia del dolor de ver la tragedia.


Según se iba debilitando el árbol, la luna parecía crecerse, y noche tras noche, con la fuerza y la paciencia que únicamente da el amor, empezó a conseguir que éste recuperará la savia y la clorofila pérdida; toda la noche ella acariciaba las ramas casi desnudas, iba fortaleciendo, hoja a hoja, los pequeños brotes que empezaron a aparecer, sus rayos parecían besar la corteza ajada y reseca, y poco a poco, casi imperceptiblemente, estos empezaron a ir cubriendo de nuevo la madera ennegrecida, y llegó una noche en la que el árbol sintió que una corriente de savia fluía en su interior, que las raíces volvían a cobrar fuerza, y la siguiente noche, cuando apareció la amada, se agitaron las hojas, se extendieron las ramas y en un abrazo pletórico de deseo, de fuerza, de vida, se fundieron los dos.



domingo, 29 de agosto de 2010

Ligerezas



Edward Hopper, Summertime

A todos nos ha sucedido alguna vez que nos sentimos abatidos por algún problema, la congoja va ganando espacio en nuestro interior y los pensamientos se vuelven tan enredosos que no conseguimos aclararlos. Tras darle mil vueltas al asunto, y sin encontrar alguna solución viable a lo que nos preocupa decidimos confesarnos con alguna persona amiga esperando de ella que nos escuche y nos devuelva si no todo por lo menos algo de sosiego.

Pero lo sorprendente es con la ligereza que aconsejamos o nos aconsejan, es extraordinaria la facilidad que tenemos para decir a los demás que deben hacer y cómo deben actuar ante cualquier situación, así, como por arte de magia ese problema que ha sido el causante de horas de insomnio por no encontrar salida posible, en tan solo unos minutos nos sentimos con la autoridad suficiente para certificar la solución, así, tan alegremente!.

Actuamos con ligereza, sin tan siquiera intentar ponernos por unos momentos en la piel de la persona angustiada, no escuchamos con atención a quien nos hace confidentes de sus problemas. Es posible que para nosotros lo que acabamos de escuchar no lo creamos tan importante , pero para la otra persona sí lo es y de nuestra actitud depende su estado de ánimo .

viernes, 27 de agosto de 2010

La hora


Era tan constante
que pasaba las horas
esperando
a alguien
que en breve llegaría

miércoles, 25 de agosto de 2010

Tus manos





Cuando vienes a mi encuentro, te acercas despacio y me acaricias con el dorso de la mano, con el dedo índice recorres cada milimetro de mi espalda, sin pronunciar palabra, utilizando el idioma de las manos.

Mi piel se presenta ante tu piel, ambas se reconocen, se gustan y se funden en un abrazo mientras se besan.

El entresijo de sentimientos se enreda en nuestros cuerpos, mientras, recitas a mí oído todos tus deseos

Me dejo vencer abandóname a ti sin ningún miedo, sin ninguna duda

Involucrados, sin luchar, me abrazas y susurras palabras de amor

Felices nos dormimos y las horas, y el tiempo nos contemplan muertos de envidia

Y cuando nos quedemos solos, cada uno en nuestro dormitorio, a la espera de un nuevo encuentro le contaremos a la almohada y al embozo de la sábana cuanto nos extrañamos en la distancia




martes, 24 de agosto de 2010

Carlos Marzal


Alex Katz

Uno y ninguno

Él cree saber quién soy, y se equivoca.
Tú puedes desandar, paso por paso,
toda la historia, todos los detalles
que dibujen un rostro, pero no seré yo
quien esté dibujado en ese rostro,
aunque sea mi rostro el dibujado.
Cualquiera que no sepa de mí lo sabe todo.
Yo no sé quién soy yo, pero estoy en lo cierto.

Esta acumulación de paradojas
exige un comentario y una pausa.
(Las palabras se pueden urdir y desurdir,
hasta no decir nada, queriendo decir todo.)
Cualquier hombre es ninguno, y es legión
y es nadie y uno mismo.
Y ahora que ya lo sabes, date cuenta:
estás equivocado por completo.

De "Los países nocturnos" 1996

domingo, 22 de agosto de 2010

Amaneceres


Me gustan los amaneceres. Imaginarlos.Me tomo la libertad de moldearlos hasta obtener el grado de belleza según mi estado de ánimo.
Sin olvidar que la realidad de un amanecer supera en belleza al imaginado

-->

sábado, 21 de agosto de 2010

Puedes preguntarme


No digo nada, prefiero observar mientras recapacito. Me decanto por no pronunciar palabra alguna en voz alta, pero mantengo una conversación interior, voy andando despacio y mientras , mis pasos hacen que me adentre a lo desconocido, por el camino tengo la posibilidad de escoger lo mejor que la vida me ofrece, desechar el rencor si alguna vez lo hubo, aunque no lo creo porque nunca he sido rencorosa, oír como resuena el silencio en mi corazón y recapacitar antes de tomar alguna decisión importante.

No volver la vista atrás, sencillamente porque no hay nada que mirar.

Tener la certeza de que a mi alrededor todo lo que parece ser, es. Hablar contigo y si tú quieres llamarte por tu nombre, por supuesto responderte si tú me llamas por el mío.

Y si te apetece cuéntame como son tus caminos, cuales son tus metas, de que color esperas que sea tu porvenir.

Quizá pueda responderte, quizá llegó el momento de unir preguntas y respuestas.

viernes, 20 de agosto de 2010

Concierto Nº2 de Brandeburgo

">

Creo que jamás me cansaré de escuchar la música de Bach y más concretamente de los conciertos de Brandeburgo y si en algún momento me preguntaran qué es lo que tiene de especial no sabría explicarlo con palabras, aunque podría afirmar sin ninguna duda que la influencia que ejerce sobre mi es totalmente beneficiosa.

No importa el estado de ánimo que me encuentre, escuchar la música con poca luz y el ambiente idóneo es una sensación increíble y maravillosa

Lo mismo me sucede con la lluvia. Me gusta oír llover, sobre todo cuando hace algo de viento y las gotas golpean los cristales.
En estos momentos está lloviendo y suena Bach. Es un buen momento

jueves, 19 de agosto de 2010

En el culo del mundo


A las cuatro de la mañana los espejos son aún lo bastante misericordiosos u opacos como para no devolvernos el rostro arrugado y encogido de las noches sin sueño, que los ojos sin brillo animan con el desaliento de un guiño: el exceso de luz del aeropuerto me impedía enfrentarme en los cristales con mi silueta vacilante, inclinada como una caña de pescar hacia el pez gordo de la maleta, con la corbata que las muchas horas de avión sin duda habían desviado de la bisectriz del cuello, transformándola en un trapo blando como los relojes de Dalí, con las arrugas que se acumulan alrededor de los párpados, a la manera de los surcos concéntricos de arena en los jardines japoneses; entre el hombre que volvía solo de la guerra a su ciudad y caminaba a través de racimos de extranjeros indiferentes, y nosotros que nos dirigimos hacia la salida del bar a lo largo de un pasillo de nucas y perfiles cuya monótona diversidad los asemeja a los maniquíes de la Baixa, petrificados en ademanes inmóviles de una inutilidad patética...
Pág. 85
En el culo del mundo, Antonio Lobo Antunes

miércoles, 18 de agosto de 2010

Lo que te quise dar


Deseaba ofrecerte lo que todavía nadie ha obtenido de mi.
Pero algo falló y ya no hay tiempo ni espacio para ti en mi vida
De pronto el sueño se ha hecho realidad y al abrir los ojos todo es pesadilla.
No habrán preguntas ,porque no me interesa obtener respuestas.
Se cruzarán muchas mujeres en tu vida, seguramente más guapas, más altas, más atrevidas, pero ninguna será mejor que yo

martes, 17 de agosto de 2010

Carlos Edmundo de Ory


Edgar Degas
Te amo tanto que duermo con los ojos abiertos.
Te amo tanto que hablo con los árboles.
Te amo tanto que como ruiseñores.
Te amo tanto que lloro joyas de oro.
Te amo tanto que mi alma tiene trenzas.
Te amo tanto que me olvido del mar.
Te amo tanto que las arañas me sonríen.
Te amo tanto que soy una jirafa.
Te amo tanto que a Dios telefoneo.
Te amo tanto que acabo de nacer.

Hipérbole amoroso

domingo, 15 de agosto de 2010

Permaneciendo en ti


No te apenes si cuando miras a tu alrededor no me ves, porque aun sin poderme ver permanezco día y noche pegada a ti


viernes, 13 de agosto de 2010

jueves, 12 de agosto de 2010

Una noche de agosto


-->
Desde hace años hago todo lo posible para no perderme el magnífico espectáculo que el cielo nos ofrece con esa lluvia de meteoritos, las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo. 

Durante años ha coincidido con mis días de vacaciones, eso contribuía a que estuviera mucho más relajada de lo que estoy generalmente. 

Recuerdo que tras la cena como cada noche nos preparábamos para el paseo nocturno, aunque esa noche lo hacíamos con un entusiasmo especial. 

También recuerdo que mientras transcurría todo yo permanecía subyugada y ensimismada durante un buen rato mientras ,miraba al cielo que se presentaba majestuosamente ante mi y al mismo tiempo el pensamiento viajaba a la velocidad de la luz con la ilusión de viajar a miles de kilómetros, porque siempre que presencio algo bonito me gusta hacerlo junto a la persona que amo, me gusta compartir esos momentos de magia y entusiasmo. 

Este año todo es distinto. No estoy de vacaciones. No estoy en el lugar del año pasado, ni del otro, tampoco del otro... 

Pero no importa, acudiré como siempre a mi cita anual.

Igual que siempre seré puntual aunque este año el que me acompañe y oiga mis palabras sin voz será el cielo que está en el mar, y desde tiempo inmemorable me he confesado al cielo que está en la montaña. 
El olor será distinto, pero el sentimiento será idéntico, el pensamiento también, porque de nuevo volveré a pensar en ti. Imaginaré que a esa hora tú estarás haciendo lo mismo que yo, y en algún momento, no importa cuando podremos conversar y explicarnos como transcurrió esa noche

miércoles, 11 de agosto de 2010

Jugar con la verdad



Soy testaruda y no admito réplica alguna sobre como definir lo que para mi representa y significa la palabra verdad.

La verdad solo es una. Verdad solo existe una. Otra cosa distinta es que la queramos disfrazar dependiendo del estado de ánimo del momento, y según nos encontremos le ponemos un traje u otro.

Existe un tipo de persona que cree que la verdad es como la plastilina y la usa para jugar utilizándola solo por pura diversión. Se aburre y juguetea con ella cuando la tiene entre las manos, y le da forma mientras la moldea a su antojo y necesidad del momento.

Me niego a participar en ese juego porque la verdad no es tan subjetiva como queremos creer.

La verdad es lo contrario de la mentira, y eso me lleva a la conclusión de que si la persona que me importa miente, sea por el motivo que sea, no es una persona de fiar.

De todos los defectos que poseemos las personas creo, vaya no creo, afirmo, que el defecto de la mentira es el peor de todos, o por lo menos uno de los peores, porque mentir es jugar con los sentimientos de alguien. Alguien que se ha desnudado ante la otra persona, se ha vaciado de intimidad y pensamientos hasta ese momento escondidos en lo mas profundo de su ser, porque confía plenamente en quien le escucha. Y en las relaciones, sean de la naturaleza que sean la confianza mutua y la verdad es básica. Por eso cuando descubrimos que alguien en quien hemos depositado nuestra confianza, alguien a quien queremos o apreciamos nos ha mentido el desengaño y la decepción es mayúscula.

Si descubriera que quien me importa me miente o se dedica a jugar con mis sentimientos representaría para mí un grave problema de difícil solución.




Somos


La cara se tiene, los rostros se hacen
Carlos Castilla del Pino

lunes, 2 de agosto de 2010

Pedro Salinas


Cada beso perfecto aparta el tiempo,
le echa hacia atrás, ensancha el mundo breve
donde puede besarse todavía...


domingo, 1 de agosto de 2010

Sonidos cómplices


Fotografía de Abelardo Morell

La noche posee sonidos propios, únicos y distintos a cualquier otro momento del día
por eso, en verano, me gusta dormir con la ventana abierta.
Tras asearme como cada noche, me deslizo en la cama entre las sábanas blancas de algodón
mientras espero a que el sueño se apodere de mi ellos me hablan entre susurros y silencios.
Yo les escucho y mientras lo hago sonrío al oír sus ocurrencias, cuando se dan cuenta de que estoy dormida desaparecen, salen por la ventana abierta de la misma forma que minutos antes entraron, a veces pienso que en realidad se trata de fantasmas de algún pasado lejano y desconocido, pero que por algún motivo que todavía no he llegado a comprender desean hacerme cómplice de ellos, a mi no me molesta en absoluto.
A esta hora de la noche el viento que entra es caliente, pero hacia la madrugada paso frío, a esa hora me levanto, cierro la ventana y corro los visillos.
Una vez más, pero siempre distinto