martes, 13 de julio de 2010

Hábitos


Soy persona de hábitos fijos, me cuesta darme y me cuesta aclimatarme a lo nuevo,pero una vez lo hago soy fiel a mis decisiones.
Antes decidirme lo pienso mucho, doy mil y una vuelta, valoro los pros y contras y si el resultado de mi balanza particular es positivo me lanzo a la nueva aventura de habitante en mi mundo secreto, porque ante los ojos de los demás no se observa nada especial, es un mundo como otro cualquiera, pero con la particularidad que lo hago propio, único e inconfundible.Donde los demás ven un pequeño patio yo veo un enorme jardín lo más parecido a lo que puedo imaginar lo que debe ser encontrarse en el paraiso.
Donde los demás ven un trocito de mar yo lo convierto en un inmenso oasis.
Donde los demás ven una mesa preparada con mantel y comida sencilla, yo veo una velada hermosa preparada con esmero, velas aromáticas de colores, música, ropa y lencería escogida, acompañado todo de exquisitos manjares.
Es posible que a todos nos suceda algo parecido, es más que posible que la vida se compone de esos hábitos secretos que rompen la normalidad y se convierten en únicos.
Pero es de inteligentes saber que nada es eterno, y que es bueno saber cuando llega el momento de romper, modificar o cambiar alguno de ellos, incluso buscar otro nuevo, y creo que en mi ese momento ya llegó.
Desde ahora borraré de mi mundo el hábito de necesitar de tu presencia, voy a borrar de mi pensamiento el pensarte, voy a quitar de mi piel el sentirte y voy a dejar de creer que contigo soy mejor persona y olvidaré palabras prometidas.
Porque no es justo, porque no me gusta que me egañen aunque no sea a posta, porque para mi cuando se da una palabra debe cumplirse, o por lo menos ver el asomo de deseo en cumplirla.
Creo que estas calores estivales están ejerciendo sobre mi un efecto contrario a lo que se supone hace el calor, porque desde siempre he estado convencida de que el calor ofusca y no deja ver las cosas con claridad, yo, extrañamente cada dia que pasa veo todo con más nitidez y me acompaña una serenidad inusual en mi.
Y empiezo desde ahora, y a cada momento me despojo de un poco de necesidad, cada segundo volatizo y elimino un fragmento de recuerdo.