martes, 6 de julio de 2010

Experiencia


El caso es que siempre me consideré una buena alumna, cuando era niña los profesores que tuve se sentían orgullosos de mí. También mis padres presumían de mi.

Siempre me ha gustado aprender. Todavía me gusta aprender. Y procuro hacerlo, escucho, leo, observo. Todo lo hago por mi afán de aprender.

Ha transcurrido muchos años, creo que he pasado el ecuador de la vida

La vida enseña, la experiencia va formando, reformando o deformando nuestra vida.

Pero a veces estoy enfadada con ambas, con la vida y también con la experiencia, porque yo puse todo de mi parte para sacar buena nota, y si me esforcé tanto en ser buena alumna ¿por qué no soy una de las escogidas? ¿por qué me dejan de lado y actúan como si no se preocuparan de mí? ¿por qué me abandonan a mi suerte dejando que me sienta perdida en medio de todo este lío?