miércoles, 5 de mayo de 2010

Zenet - Un beso de esos

">
Hace tiempo descubrí una estrella
Ejerció tal atracción en mí que decidí ponerle un nombre
Por la noche, me asomaba a la ventana esperando su visita.
Me propuse cuidarla, mimarla, quererla. Decidí actuar en silencio, sin avisarle de mi presencia; pero ella me intuyó.
Desde ese suceso cada noche nos amamos en silencio, no nos comunicamos con palabras, pero sí lo hacemos con la piel
A mi me gusta sentir sus cálidas caricias. A ella le gusta acariciarme
En nuestros encuentros mi cuerpo al sentir su presencia comienza a reaccionar, mis labios laten con fuerza, y mi corazón se acelera. Ella, al notar mi reacción brilla con más y más intensidad.
El tiempo se disipa de forma injusta y rapidamente nos echamos de menos.
Mientras dura su ausencia nuestra canción es el hilo que nos une, que nos dice cuanto nos queremos.
Y mientras llega una vez más el nuevo encuentro, mantengo su sombra impregnada en mi ;hasta el instante en que la veo como entra por la ventana desplegando su luz para abrazarme de nuevo.