lunes, 31 de mayo de 2010

Vida




De todo cuanto poseemos, la vida es lo único que realmente nos pertenece

Desde el momento que nacemos pasa a ser nuestra por lo tanto solo nosotros deberíamos disponer de ella a nuestro antojo, según nuestros deseos y necesidades.

La vida, nuestra vida; debe ser nuestra prioridad. Todo lo demás es aleatorio y circunstancial.


Es o debería ser obligatorio poner todos nuestros sentidos en vivirla, en disfrutarla y en ser felices, luchar por ella aunque en ocasiones, por alguna extraña razón tengamos la sensación de que juega con nosotros y no le encontremos demasiado sentido.

Me gusta la vida. Me gusta mi vida. Me gusta saber que a tu vida y a mi vida les ilusiona pasear juntas, descubriendo caminos. Caminos que ya han sido recorridos, pero que salen a nuestro paso como iniciación a ser felices.