sábado, 1 de mayo de 2010

Preguntándome


Hace días que no escribo nada mío, y el caso es, que escribir se había convertido en algo importante y necesario para mi, pero no se me ocurre nada, tengo miles de ideas, miles de pensamientos, pero no se cómo desarrollarlos en el papel, se han quedado atascados , a ratos noto que me visita la inspiración y creo que es el momento de ponerme a escribir ,estoy a punto, me preparo y en el momento de plasmar la primera letra la mente queda en blanco y el dedo en el aire con intención de llegar al teclado, pero todo resulta inútil, no hay nada qué hacer.


Eso me inquieta y me hace pensar en la posibilidad de que quizá ya no tengo nada que decir. Quizá no tengo a nadie a quien decir. Quizá ya lo dije todo. Quizá no supe expresarme bien, o no supe hacerme entender bien. Quizá es que no hay nada que entender. Quizá no soy como me veo, sino como ven, pero ¿cómo me ven? Quizá este día primero de mayo afecta más de la cuenta en mi estado de ánimo, porque solo surgen preguntas sin respuesta. Preguntas sin sentido, preguntas que me hago y no debería hacerme.