jueves, 13 de mayo de 2010

Humberto Ak-Abal


Hoy
amanecí fuera de mí
y salí a buscarme.
Recorrí caminos y veredas
hasta que me hallé.
Sentado sobre un tanatón de musgo
al pie de una cipresalada,
platicando con la neblina
y tratando de olvidar
lo que no puedo.
A mis pies
hojas, sólo hojas...