martes, 27 de abril de 2010

rostropovich - bach - cello suite no 5 in c minor

">
Me dejé llevar por el ambiente, sentí que las notas empezaron a resbalar muy despacio dejándose caer por todos los rincones de la habitación. Allí me encontraba yo, impregnándome de ese olor hasta ahora desconocido para mí, pero que tan familiar me resultaba
El cosquilleo empezó a hacerse notar y no se detuvo hasta que encontró el lugar de mi cuerpo que más le gustaba para instalarse, presentí que algo importante iba a ocurrir, quise encontrar un nombre con el que definir el momento, pero no lo encontré.
Cerré los ojos, acomodé mi cuerpo en el sillón de siempre, cerca de la ventana porque me gusta la noche y me gusta mirar las estrellas. De vez en cuando entreabría los ojos y miraba a lo lejos, hacia el horizonte y sin querer( o puede que queriendo, pero no era consciente en esos momentos) se me escapaba algún susurro. Deje que mi pensamiento se volara hacia donde anhelaba estar, de pronto me sentí transportada, y me vi reflejada en tu mirada.
Así estuve durante mucho rato, quizá horas, ensimismada, íncredula y feliz por lo que sucedió, por lo que continuaba sucediendo.