domingo, 18 de abril de 2010

Martín Casariego


-¿Llego tarde? -dijo ella-.

- Para mí siempre llegarás tarde... porque siempre querré que llegues antes... -dijo él


Martín Casariego, del libro Mi precio es ninguno