lunes, 8 de marzo de 2010

Lluvia


A estas horas de la tarde me encuentro en casa, escucho el ruido de las gotas que chocan contra los cristales de la ventana del salón ; dejo el libro que estoy leyendo sobre la mesita que tengo al lado, junto a la lamparita y la taza de café con leche. Me levanto despacio al mismo tiempo que retiro de mi falda la mantita color crudo que tengo destinada al uso de lectura-sofá-mantita. Me dirijo hasta la ventana, apoyo las manos en los cristales, noto que están helados, separo los visillos, afuera, caen enormes y frías gotas de agua y al mismo tiempo pequeños copos de nieve, el cielo está de color plomado.

Observo la calle, no hay nadie, solo pasa algún coche pero muy de tanto en tanto, sigo observando y quedo pensativa. Mi pensamiento está en otra a parte, a kilómetros de esta habitación en la que me encuentro ahora.

Y mientras miro como llueve, pienso en qué tiene la lluvia para que siempre la vincule con sentimientos de romanticismo. La verdad es que no creo que tenga nada de romántica, la lluvia es un engorro, llueve y se entorpece todo, retraso en trenes, cortes de electricidad, por no hablar de que todo queda hecho un asco.

Pero aún así, me gusta la lluvia, porque me hace pensar en ti. Y pensar en ti me hace sentir bien.

Imagino una escena, y como únicos protagonistas además de la lluvia, tú y yo.

Y ya sabes, me gusta ovillarme en el sofá, con una mala postura como bien dices, las piernas dobladas de cualquier forma, tú a mi lado, me acurruco en ti y te susurro cosas que ya sabes pero que te gusta oír una y mil veces más, porque se trata de nuestras cosas. Y entonces el mundo se detiene y quedamos solos tu y yo. Yo me quedo contigo porque eres mi mundo. Tú decides quedarte conmigo porque soy tu mundo.

Y por unas horas nos convertimos en adolescentes,y comemos palomitas, me gustan las de colores, las azúcar. Los dedos me quedan algo pegajosos, los labios también pero tu me besas y cuando lo haces, todo se derrite El azúcar se derrite. Yo me derrito. Quizá por eso me gusta la lluvia.