sábado, 27 de marzo de 2010

Caminos desconocidos

">

Ambos se conocían desde hacía tiempo, pero nunca se habían mirado a los ojos hasta ese día que se encontraron mientras paseaban por una calle cualquiera de una ciudad cualquiera.

Entonces sus miradas se cruzaron y sus ojos sonrieron, se detuvieron un frente al otro y se saludaron mientras sin apenas darse cuenta se enfrascaron en una agradable y amena coversación, así permanecieron embelesados uno junto al otro hablando de la vida; sobre sus vidas.Entonces se dieron cuenta que ltenían miles de instantes para regalarse uno al otro-

Aceptaron el regalo sin preguntarse porqué suceden cosas que se escapan a la lógica, situaciones que paecen son irracionales y se dijeron que en estos casos lo único que se puede hacer es seguir caminando y dejarse llevar por la intuición.

Porque hay encuentros que pueden significar un nuevo inicio.

Un viaje hacia lugares que desconocemos. Un nuevo camino para descubrir.

Y tal vez el azar o la casualidad es la sacudida que necesitamos para quitarnos los miedos y ser lo suficiente mente valientes para traspasar fronteras y descubrir lo que es lo que nos espera cuando las traspasamos.