sábado, 13 de febrero de 2010

Amistad



Hace días que pienso en la amistad y en las personas que juegan un papel importante en mí día a día. Son personas que por mucho tiempo que transcurra siempre estarán presentes en mí.
Hoy ha entrado aquí una de esas personas, Fiorella es mi amiga. Sí, la verdad es que ella es mucho más amiga mía que yo suya, no lo digo porque ella me quiera más, no, lo digo porque ella sabe cuidar y mimar una amistad mucho más que yo.
A Fiorella hace tiempo que la conozco, participamos en un foro de literatura y desde el principio las dos nos entendemos la mar de bien. Hemos mantenido conversaciones por Internet, también nos escribimos correos, pero personalmente nos hemos visto muy poco. Ella me ha demostrado que la amistad está por encima de todo, que la diferencia de edad no es importante. Fío, como la llamo cariñosamente, es mucho más joven que yo, además está a miles de kilómetros de donde vivo, por eso cuando un día me dijo que venía a Barcelona no dudé en quedar con ella. Recuerdo que la vi. y la sensación que tuve es que ya la conocía. Nos pusimos a hablar como si fuéramos viajes amigas. A aquel primer encuentro siguió algún otro, aunque este año no ha podido ser. Sabes que esperé muy ilusionada e impaciente hasta última hora por si podías solucionar el viaje y poder verte y abrazarte de nuevo Fío.
Pero Fío y yo tenemos algo en común, porque en nuestras vidas hay una persona a la que ambas adoramos. El dice que somos sus musas, y nosotros estamos encantadas de serlo.
Lino, que así se llama es una gran persona. Es mi amigo y le quiero. Desde que le conozco, día a día me ha demostrado su amistad y cariño que siente por mí. A soportado mi mal humor, las absurdas palabras sin sentido que le he dicho en mas de una ocasión que he estado enfadada, aunque no haya sido con él, pero siempre me ha soportado estoicamente. Claro, que también hemos pasado muy buenos momentos llenos de complicidad y risas.

Me gustaría mucho poder reunirme algún día con Lino y Fío, estar todo el rato que quisiéramos, sin prisa alguna tomando un café, lo pasaríamos genial y nuestra amistad se vería mucho más reforzada de lo que está ahora.
Lino, no se si te parecerá mal que haya escrito esto. Tú siempre has permanecido callado, nunca has escrito nada en el blog, pero se que estás ahí, que tu visita a este café es diaria y sé que para ti es mucho más que un blog. Se que lo que es importante para mi lo es también para ti .Y yo, necesito que sigas así. Para mi estabilidad emocional necesito sentirte cerca. Y bueno...seguría hablando mucho más, pero creo que no es necesario, que si lees entenderás sin necesidad de añadir ni una palabra más a lo que ya he dicho.
Fío, Lino, os quiero mucho a los dos