viernes, 15 de enero de 2010

Su nombre

En la calma y el silcncio de la noche sintió crecer su nombre desde lo más profundo de su ser, brotando entre sus labios sin rozarlos, imperceptiblemente, casi sin hacer ruido, sólo un simple susurro. Y no pudo por menos que recordar los versos del poeta mexicano.