viernes, 9 de octubre de 2009

Regreso

Hace ya casi dos meses,volvía a puerto cuando me sorprendio una tempestad inesperada; hizo naufragar mi nave y me arrastró a las orillas de la laguna Estigia. Afortunadamente, unos valientes marineros de una patrullera lograron rescatarme, aunque aun estaba al borde del ahogamiento.

Una vez superado el trance, y cuando ya parecía que estaba a salvo, una nueva tormenta volvió a arrojarme al mar y ahora casi llegue a sumergirme en las tan poco deseadas aguas de la laguna. No obstante, con ayuda de un equipo de rescate que hizo lo imposible, logré descansar al fin y tras una larga estancia en el navío salvador, arribe por fin a puerto hace unos días.

De las primeras cosas que hice, aún sin recuperarme del todo fue volver a visitar el "café" y dejarme arropar por su ambiente y el calor de los conterulios.