jueves, 24 de septiembre de 2009

Para un amor


">
Querida amada


Las cartas de amor se escriben empezando sin saber lo que se va a decir, y se terminan sin saber lo que se ha dicho, por esta razón, quiero que sea mi fuerte sentimiento hacia ti la fuente que me dicte en cada momento todo el flujo de pensamientos de los que tu amor ha sido fruto durante el tiempo que permanecí a tu lado y que jamás olvidare.

Dicen que los amores mueren de hastío y el olvido los entierra, yo te puedo decir que todavía puedo sentir en lo mas profundo de mis entrañas la señal que ni los años ni los lustros podrán borrar de mi mente, la imagen de tu faz mirándome cuando apenas éramos unos simples adolescentes, unos simples niños con sentimientos frenéticos, que se ocultaban de las miradas indiscretas por tener miedo y respeto a eso del “amor” y que se guiaron por ese sentimiento tan descrito por los grandes autores en las hojas y hojas en las que sus libros nos deleitaban midiendo sus sesgadas letras para empatizar con sus personajes y sentirnos amados, sintiéndonos nosotros muy lejos de esa realidad mágica y sofistica que solo los libros nos transmiten, un sentimiento tan real como el que solo pudimos ver en el cine protagonizando por personas afines en las que nuestra vida allí se veía reflejada, todavía puedo recordar esa tarde soleada cuando el roce de ese leve aire de ponente rozaba tu cara y una vez mas me demostraba la belleza ideal que solo con los libros no llegaba a comprender, esa misma tarde que pudimos ver reflejado en la pantalla del televisor la historia de dos jóvenes que bajo el nombre de Toto y Elena, no hacían mas que demostrarnos nuestro propio final, una historia tan paralela a la nuestra, como definida para nosotros.

No me arrepiento, nunca me arrepentiré, tu amor es mas fuerte a cualquier dolor mundano, nos equivocamos a menudo en el amor, a menudo herido, a menudo infeliz, pero soy yo quien vivió, y no un ser ficticio, creado por mi orgullo, fuimos nosotros los que nos amamos, fuimos nosotros los que nos quisimos, y fui yo el que nunca borrara de mi mente el momento en que te conocí, nunca borrare de mi corazón el amor que sentí y de mi retina tu dulce rostro diciéndome te amo.
El que vive enamorado delira, a menudo se lamenta, siempre suspira, y no habla sino de morir.

Ese sentimiento de arrastre dura mucho tiempo, pero esta carta, no es mas que una muestra de la felicidad que me embraga, conocerte fue el regalo mas grande que Dios me pudo regalar, porque conocí el amor, un amor corto, pasajero como el vuelo de las palomas, pero como su nombre indica AMOR, eso es lo que conocí, aunque el destino se olvidase de nosotros, aunque nuestro futuro sea lejos uno del otro, el amor. Claro, el amor. Un año de ardor y llamas y el resto de una vida de cenizas, es tan corto el amor y tan largo el olvido.
Así fue nuestro amor.

¿Recuerdas aquella tarde en la sumisa soledad de las montañas?, la recuerdas verdad, ese era nuestro lugar, el único, un sitio hecho para nosotros, un sitio que solo tu y yo conocíamos de su existencia, un lugar que la madre naturaleza nos había regalado a cambio de todo lo que el mundo nos quito.
Recuerdo esa tarde cada día de mi vida, en cada instante recuerdo un momento de aquellos minutos mágicos, lo recuerdo como si fuese ayer y poco a poco la nostalgia me invade solo dejando cabida a mi pequeña locura, las nubes, amontonadas y de un azul amoratado, como la tinta desleída de una pluma, iban juntándose, poco a poco, como tu y como yo, sin duda a conclave en las alturas de los cielos,y allí debajo estábamos, debajo de ese roble centenario que solo el ha sido testigo de nuestros clandestinos encuentros, el ha sido testigo del preludio de nuestro amor, de la sinceridad de nuestro corazón y de nuestra amarga despedida,bajo sus protectores troncos nos cubríamos del bochorno calor estival, del frío gélido de nuestro invierno, de las hojas que el otoño arrastraba de los árboles y veíamos caer de manera suave despidiéndose con sus lanceolados movimientos, pudiendo escuchar en el rugir de los vientos la melodía de Love Theme, ese tema que colma la historia de nuestros antecesores en el cine.Ese árbol era nuestro refugio, era el árbol protector, magnífico roble, de majestuoso y vasta copa, abierta en pompa mirando hacia Dios, árbol patriarcal, de esos que ven con indiferencia desdeñosa sucederse generaciones de chinches, pulgones, hormigas y larvas, y les dan cuna y sepulcro en los senos de su rajada corteza.testigo mudo de nuestro amor y pasión.

El primer amor es una pequeña locura y una gran curiosidad, una duda que tu me enseñaste a destapar y descubrir, un sueño que solo en el cine y libros era capaz de ver y leer, pero nunca entender, pero al fin y al cabo, eso es lo que hay que entender, que es la magia del primer amor que consiste en nuestra ignorancia y en la idea de que no pueda tener fin.
Nunca he guardado resentimiento hacia tu familia, nunca podría odiar a aquellas personas que en sus venas corre la misma sangre por la que yo daría mi vida, siempre he pensado que ame y hice lo que quise por amor, si calle, calle con amor; si grite, grite con amor; si corregí, corregí con amor, si perdone, perdone con amor, la única fuerza y la única verdad que hay en esta vida es el amor. El patriotismo no es más que amor, la amistad no es más que amor y tu en mi vida solo fuiste amor, con un sentimiento así, el odio no tiene cabida en mi conciencia,es tan grande mi amor que aunque intente competir con el odio nunca podría vencer.


Fui yo el que me fui, pero también te digo con certeza que ese no fue nuestro final, nuestro final es el encuentro…no me preguntes porque lo se, pero lo se, lo se con la misma certeza con la que te vi por primera vez y supe que serias el primero y único amor de mi vida

No hagas caso de las lágrimas que corren la tinta de mi escritura, no son lágrimas amargas, son lágrimas de felicidad, felicidad por haber conocido el amor y por haberte conocido a ti, ma petite rêveuse

El amor jamás reclama; da siempre. El amor tolera, jamás se irrita, nunca se venga

Siempre tuyo.
Hasta la eternidad.

Gracias Apolo_Licio