martes, 22 de septiembre de 2009

Para Abigail

















Abigail
Anoche volví a soñar contigo, pero no se trataba de esos sueños vagantes e insípidos con los que la noche te deleita unos segundos y al despertar solo recuerdas trazos rotos de aquello que anhelas, se trataba de un sueño realmente bello, los que se tienen con los ojos abiertos y no te abandonan al despertar, muchas veces no se si es fruto de mis locuras siendo quizás preso de la cólera y el tifus o si realmente tus apariciones se producen para ayudarme a continuar y luchar contra mi propio destino
Nosotros somos plenamente conscientes de nuestra decadencia militar después del gran desastre del 98, estando con los países aliados tampoco dejamos de ver la devastación que se producen ante nuestros ojos, como la muerte nos visita día tras día en los cuarteles, los reclutamientos, la calle o simplemente en medio de la fría noche, a veces incluso, puedo notar su presencia y sentir que seguramente yo seré el próximo.Veo las tropas avanzar con su paso ligero y firme para inmolarse y terminar con todos los sueños que anteriores a la guerra construyeron y que en esos momentos son recuerdos que vagan en sus cabezas, en escasos minutos se disiparan de igual modo como desaparecen las bombas que oímos estallar en el cielo y se convierten en eso, en meros pero bonitos recuerdos llenos de nostalgia
Todavía recuerdo tu olor,tu arona, incluso lo podría distinguir entre la olor a sangre, a cangrena, a tifus…a devastación.Delante de mis ojos he visto morir a mis compañeros, a todos lo que hicieron el servicio militar conmigo y muchas veces me pregunto a mi mismo que solo cabe esperar que pronto o tarde llegue mi hora de abandonar mi estado corpóreo y ascender con Dios para metamorfosearme en tu ángel de la guarda
Muchas veces paso frio, un frio que me hiela los huesos y en cualquier momento puedo sentir que se me van a quebrar del mismo modo que se me rompían los juguetes cuando era niño, con un simple y opaco crujido, noto que las extremidades se me adormecen y lo único que siento vital es mi cabeza pensando en ti una y otra vez y así sucesivamente hasta que percibimos el amanecer y nos preguntamos si será el ultimo.
Querida Abigail, no se si será el ultimo de mis días o el principio de mis ultimas semanas, lo único que se es que este donde este siempre voy a pensar en ti, tu fuiste la primera, la única. No quiero decirte que volveré porque esa es una cosa que solo Dios lo puede saber,nuestra relación siempre ha sido sin artificios por esa razón te quiero pedir que no llores, solamente me recuerdes que el recuerdo es la única manera de mantener viva mi persona

Siempre tuyo.

Gracias Apolo_Licio