martes, 16 de junio de 2009

El sofa






Estoy sentada en el sofá, con las piernas formo una especie de ovillo.

Hay brisa nocturna.

Emocionalmente me siento algo alborotada.

Caigo en la cuenta de que hoy no he comido. Las horas que son y no he tomado alimento alguno.

De vez en cuando voy levantando muy lentamente la cabeza y me pregunto, ¿porqué me siento asustada?No me atrevo a deshacer este ovillo, así, en mi sofá, me siento segura.

No. Tras meditar un rato, llego a la conclusión de que es mejor no aventurarme. Tanta inmensidad me abrumaEmpiezo a sentir frío.