lunes, 4 de agosto de 2008

Aire

[por Madison]

Hubo un tiempo en que no creía en nada, tampoco sentía, ni miraba. Temía confiar en alguien, porque si lo hacía, quizás todo quedaba fuera de mi control y así, de esa forma, pasaría a vivir en otra realidad para mi desconocida.

Hoy todo ha cambiado, en mi interior y de forma permanente se ha instalado la paz, siento que estoy rodeada de belleza, sobre todo cuando mi mirada se refleja en la tuya. Me gusta lo que veo en ese reflejo...

Y, nuestras manos continúan permanentemente entrelazadas. El viaje lo hemos iniciado a la par aunque no nos hayamos movido cada uno de su lugar. He descubierto que también se puede viajar sin utilizar medio de transporte alguno

Te observo y al hacerlo me lleno de energia positiva. Noto cómo todo mi yo se llena de amor. El corazón se agita y late de forma compulsiva. Y es que realmente existe una realidad que traspasa lo tangible

Respiro lentamente porque siento miedo a que en cualquier momento el aire se escape, se termine y finalice el hechizo. Decido salir, viajar hacia ti. Para ello apenas cojo equipaje, solo me apetece dejarme acariciar por esas bocanadas de aire fresco. Noto una sensación de volar y que no me sueltas de la mano.

Te doy las gracias por todo lo que me aportas, por escucharme, por ayudarme en esos tropiezos que están presentes en mi vida y también por llevarme los libros hasta casa.

Y por último, gracias por ayudarme a convertir todo esto en habitable y así hacerme ver que no todo es utopía

En algunas ocasiones, como ahora por ejemplo, quedo en blanco, me voy preguntando cosas; pero soy incapaz de encontrar respuestas. No me desanimo, ni tiro la toalla. Deseo continuar aprendiendo y esperando, siempre esperando...

Me despido de ti no sin antes darte un fuerte abrazo.